5 lugares de la provincia de Zaragoza que no puedes perderte

Aunque a menudo se habla de Zaragoza como Zaragón, lo cierto es que esta comunidad autónoma está repleta de encantos y lugares aún por gozar de la fama que merecen. Hay, en suma, mucha vida más allá de Zaragoza. En este artículo te descubrimos los pueblos más encantadores que puedes descubrir en la provincia. Un viaje directo al mejor patrimonio histórico que puedes disfrutar con un alquiler de coches en Zaragoza.

  1. Tarazona

A 86 km de de Zaragoza (a poco más de una hora en coche), se encuentra Tarazona, uno de los pueblos más interesantes de todo Aragón. Presenta un legado patrimonial inmenso, del que destacan sus numerosas construcciones mudéjares, un estilo muy habitual en la región. Especial interés tiene también su plaza de toros erigida en el siglo XVIII. Una construcción única que se sale mucho de la tipología de plaza de toros a la que estamos acostumbrados. Además, Tarazona es especialmente recomendable por sus fiestas del Cipotegato. Toma el nombre del protagonista de estas fiestas, un personaje que, vestido con un atuendo similar al de un arlequín, recibe la furia del pueblo en forma de tomatazos. Su objetivo es abrirse paso entre tanto tomate y alzarse sobre una escultura con su propia representación. Una vez conseguido, es transportado en volandas por la multitud, dando así es el pistoletazo de salida para las celebraciones.

  1. Caspe

Este histórico pueblo se sitúa a 109 km de Zaragoza, o lo que es lo mismo, a una hora y cuarto en coche. Se alza sobre el río Guadalope y en su casco histórico alberga monumentos de gran valor, especialmente la Torre de Salamanca. Es una localidad que, además, si te interesa la historia, revierte de un gran atractivo. En este pueblo se llevó a cabo el famoso Compromiso de Caspe a inicios del siglo XV. Un acontecimiento importantísimo en la Historia de España dado que la Corona de Aragón entronizó a Fernando de Antequera, miembro de la casa de Trastámara, dinastía reinante en Castilla.

  1. Belchite

Tristemente recordado por la destrucción a la que fue sometido durante la Guerra Civil Española, Belchite es hoy día un pueblo resurgido de los cascotes. De hecho, existe un Belchite Nuevo ubicado a escasa distancia del área derruida que a día de hoy es todo un recordatorio del dolor producido por las guerras. Podrás llegar desde Zaragoza en coche: apenas 44 minutos (50 km) te separarán de él. Visitarlo es siempre una experiencia sobrecogedora: prácticamente nada quedó en pie tras la batalla que lo asoló. Cascotes, restos de fachadas e iglesias descubiertas son el testimonio de aquella lucha encarnizada.

  1. Sos del Rey Católico

Y, siguiendo con la Historia, ¿qué tal darnos un salto a Sos del Rey Católico? Se encuentra a tan sólo una hora y media de Zaragoza (aproximadamente a 120 km). Es un pueblo encantador y modesto. Su arquitectura es humilde pero elegante y se aprecian en los frontones y en la noble sillería de sus edificios brillos de un pasado notable. Especialmente porque aquí nació Fernando el Católico en 1452. Si te apasiona la figura de este monarca imprescindible en la Historia de España, la visita a este pueblo es una parada inexcusable.

  1. Daroca

Otro de los muchos pueblos de Aragón que suponen todo un retorno a un pasado medieval de cantar de gesta y romancero. Se halla extraordinariamente intacto si consideramos que todavía conserva buena parte de sus murallas y torres. Además, como es habitual en Aragón, presenta una interesante arquitectura mudéjar, el estilo que desarrollaron los musulmanes en territorio reconquistado por los cristianos. Sus rasgos distintivos son las tipologías cristianas aunque con soluciones y arquitectónicas y empleo de materiales muy afines al arte musulmán. Las mejores fotos las podrás tomar si subes al Cerro San Cristóbal.