14 diciembre, 2017

Islandia, tierra del fuego y del hielo. Primera parte

(En breve reportaje fotográfico)

Mi nueva propuesta viajera emprende a un país insular llamado República de Islandia. Situado al noroeste del continente europeo -entre el resto de países europeos y Groenlandia (isla territorio de Dinamarca)- Islandia está compuesta por una isla, pequeñas islas e islotes. 

Islandia cuenta con una población de algo más de 330.000 habitantes, la mayoría en su capital, la ciudad de Reykjavik (Reikiavik).

El hecho de estar localizada en la dorsal mesoatlántica hace que Islandia tenga gran actividad geológica y volcánica. Y la meseta del interior, con desiertos, glaciares, montañas y ríos, la convierte -a los ávidos ojos del intrépido que va en busca de aventura- en el lugar perfecto para querer descubrirla.

Sobra decir que el país cuenta con unas magníficas extensiones dignas de admirar.

   He estado en Islandia en noviembre del año 2017 y regresaré en julio del año que viene (2018). En la primera parte de este artículo -primer viaje, cuatro días de duración- os hablaré de la capital y la excursión El Círculo Dorado, que es la más frecuentada por los turistas. En la segunda parte me centraré en daros información de las auroras boreales. Sin duda alguna, su avistamiento, es uno de los atractivos más significativos del país.

Asimismo os informaré de otros puntos turísticos.

Más adelante, luego de realizar el segundo viaje, tal vez me anime a volver a escribir sobre Islandia. El viaje será más duradero (15 días, haciendo un recorrido completo a la isla homónima).

   Antes de meterme de lleno en la redacción del artículo quiero informaros de la peculiaridad de Islandia, a nivel europeo, ya que aun formando parte del convenido Schengen (supresión de fronteras interiores entre países europeos) no está dentro de la Unión Europea (U.E.)

Desde España, con tu Documento Nacional de Identidad (D.N.I.) y pasaporte (ambos documentos en vigor) podrás viajar hasta Islandia sin ningún problema.

     Como llegar.

   Tomando como punto de referencia España (más concretamente la capital, Madrid) puedes coger un avión desde el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid – Barajas hasta Islandia (Aeropuerto Internacional de Keflavik  o Aeropuerto Internacional de Reikiavik – Keflavik).

El aeropuerto es el más importante del país y está a 50 kilómetros de distancia de Reikiavik.

Nosotros salimos en vuelo directo desde la Terminal 2; sin embargo desde la Terminal 4 también salen vuelos a Islandia.

Puedes trasladarte hasta el país por aire (vuelo directo o con escala) o por mar (crucero).

     Traslado del Aeropuerto Internacional a Reikiavik.

   Los mejores medios de transporte son el autobús y coche privado (alquiler). Como anécdota deciros que Islandia no dispone de tren.

Si habéis alquilado un coche podréis tomarlo en la misma terminal e ir con él hasta la capital o a los diversos lugares que querías. En caso de no tener coche de alquiler tendréis que desplazaros en autobús o en taxi… Pero ojo, el precio se dispara (el trayecto desde el Aeropuerto hasta Reikiavik asciende a los 150 euros). Yo os propongo la alternativa que tomamos nosotros: comprar en el aeropuerto los billetes de autobús, tanto de ida como de vuelta, con la compañía Gray Line (precio por persona: 49 euros). La duración del traslado es de unos 50 minutos y te deja en la estación de autobuses (de las afueras de Reikiavik). Y de ahí te trasladan a tu hotel en minibús.

Hay otras compañías pero desconozco el precio y si cubre la opción del traslado al hotel. En el caso de que no llevéis el traslado (comprado desde España vía Internet) no tiene mayor inconveniente. Nosotros no teníamos y los compramos allí.

IMPORTANTE:

la divisa. La moneda en circulación en Islandia es la corona islandesa. El cambio de euro a corona islandesa (a mediados de noviembre)

era esta: por 1 euro te daban 122 coronas islandesas. Eso sí, cuando más dinero cambies menor será la comisión.

Nosotros cambiamos 100 euros en el Aeropuerto de Madrid (comisión del 27 por ciento). Con ese dinero compramos los billetes de autobús. Y en el hotel cambiamos otros cien (comisión del 9 por ciento).

Sé que en algunas partes admiten euros y dólares pero lo mejor es pagar con tarjeta bancaria (te ahorras las comisiones).

Aviso a navegantes: la vida en Islandia es carísima. Para que os hagáis una idea de cómo están los precios os dejo estos dos ejemplos: una cerveza cuesta 8 euros y un paquete de tabaco 18.

     Turismo por la capital de Islandia.

   En la recepción del hotel tendrás planos de la ciudad así como infinidad de folletos para realizar todo tipo de actividades y/o excursiones.

Algo que nos llamó mucho la atención fue la cantidad de Oficinas de Información que hay en Reikiavik, casi todas ubicadas en la moderna y transitada calle Laugavegur, que es la arteria principal de la ciudad. Y es que Islandia es uno de los países más avanzados y cosmopolitas del Mundo.

Bien, cuando vamos de viaje solemos ir andando a todas partes; pero si vosotros no sois de caminar podéis comprar un billete de autobús en Reikiavik. Cuesta unos diez euros (al cambio) y sirve para desplazarse por la ciudad durante todo el día (hasta las 22:00 horas).

Reikiavik no es una gran ciudad, por lo que visitarla, en profundidad, no supone demasiado tiempo.

Antes de salir a las calles de Reikiavik abrigaros. En noviembre las temperaturas son bastante bajas. No olvidéis meter en la maleta protector labial; bufandas, gorros y guantes; tampoco ropa térmica (camisetas, pantalones…) Y por supuesto un buen anorak.

   En Reikiavik, cuyo significado es “Bahía humeante o Bahía de humo”, verás cientos de casitas con fachadas y tejados de colores. Y otras con graffitis en sus paredes.

     Puntos de interés en Reikiavik.

-Perlan (Perla): situado en la colina de Oskjuhlid, es un edificio que décadas atrás sirvió para almacenar tanques de agua caliente. Reconvertido en museo en el exterior podrás ver una divertida escultura y dos geiseres artificiales. También puedes adentrarte en el bosque. Dentro hay una cúpula de cristal giratoria. Puedes subir a la plataforma superior (mirador). Tiene restaurante y desde arriba -del mismo modo que a los pies de la construcción- las vistas son maravillosas.

-Playa de Reikiavik: Nautholsvik Thermal Beach. Desde Perlan bajamos hasta la playa luego de atravesar el precioso bosquecillo. Realmente merece la pena deambular por él, máxime con la panorámica tan entrañable que es estar rodeado de nieve por doquier.

En sí misma la playa no es gran cosa pero puedes tomar un baño térmico en la piscina con una temperatura ambiental de no sé cuántos grados bajo cero.

Si eres valiente… Oye ¡Adelante!

En las inmediaciones está la Universidad de Reikiavik.

-Hljomskalagardur Park: es un parquecito con un lago central muy bonito. En la época elegida -al estar el suelo cubierto de nieve y por otras zonas congelado- se ha de extremar la precaución para no resbalar.

Al crearse un entorno idílico es frecuente ver, no solo personas paseando a sus perros, sino parejas de enamorados de diversas edades.

-Hallgrimskirkja Catedral:

La Catedral o Basílica de Cristo Rey realmente es una iglesia luterana. El edificio, símbolo de la ciudad, es el más alto del país (74,5 metros) y parece una nave espacial.

Ya que estás en la puerta accede al interior y sube a lo alto de la Torre para ver la ciudad desde otra fabulosa perspectiva. La iglesia es pequeña y carece de demasiada ornamentación.

Frente a la entrada, en una plaza, hay una estatua de Leif Eriksson. Realizada por

Alexander Stirling Calder fue un presente de Norteamérica a Islandia (año 1930).

-The Sun Voyager Sculpture (View Point): es una singular escultura que representa a un barco vikingo. Obligatoria parada para hacerte una fotografía y disfrutar de las vistas. Más adelante, caminando por el paseo marítimo, está Harpan Concert Hall, un edificio donde se celebran conciertos de música. Nosotros accedimos a él y en la planta baja estuvimos ojeando artículos de regalo en una tienda. Continuando a la derecha se encuentra The Old Harbour Area (Puerto Viejo) pero al estar en obras decidimos cruzar la calle para cambiar de acera y seguir el recorrido al otro lado donde estuvimos viendo The Parliament Building (El Parlamento) entre otros.

-Calles Skolavordustugur, Laugavegur, Bankastraeti y Austursthtraeti. Uno de los atractivos de Reikiavik es el Distrito 101. Llamado “Distrito 101” por su código postal lo integran veinte manzanas abarrotadas de cafeterías, pubs, restaurantes; galerías de arte, tiendas de diversos productos; salas de conciertos y teatros… Porque en Islandia, aparte de ballenas y auroras boreales, cascadas y glaciales, hay vanguardismo. Y en este popular distrito gira un movimiento conocido con el nombre de hipster. Es por ello que en sus calles verás multitud de gente identificada con él.

     Vida nocturna.

   En Reikiavik hay mucha vida diurna; pero mucha más nocturna… Aunque para nosotros, los europeos (españoles) francamente… Salir todas las noches para alternar no está al alcance de nuestros bolsillos. Recordar que anteriormente os puse en antecedentes de ciertos precios (cerveza y tabaco). Así que tener muy en cuenta este dato y procurar llevar un buen control de la economía a menos que queráis quedaros sin un euro el primer día de estancia.

     Excursión El Círculo Dorado (Islandia).

   Imperdonable ir a Islandia y no realizar esta excursión. De fácil contratación (en el mismo hotel o en las Oficinas de Información) su precio por persona es de 75 euros. Dicho esto, prepararos para dedicar diez horas de vuestra vida a verdaderos prodigios de la Naturaleza.

En el hotel, a la hora asignada, os recogerá un autobús puesto que la excursión es en grupo. En esta fecha las horas de luz son pocas: el amanecer irrumpe a las 9 y media de la mañana y la puesta de sol se produce en torno a las seis de la tarde. Por lo que temprano (08:00 horas) nos pusimos en ruta.

   El Círculo Dorado (Círculo de Oro, Gullni Hringurinn o Gloden Circle) engloba tres puntos, los más conocidos y visitados del país por su espectacularidad: Cascada de Gullfoss, los geiser del Valle de Haukadalur y el Valle de Thingvellir (falla de Thigvellir).

     Skalholt (lugar histórico al sur de Islandia).

   La primera parada se produjo en un lugar llamado Skalholt. Rodeados de nieve el blanco paisaje era bellísimo. Aquí visitamos la Catedral de Skalholt, que asimismo es un Centro Cultural y Político.

   Primer punto: CASCADA DE GULLFOSS o Cascada Dorada (suroeste de Islandia).

   Ubicada en el cañón del río Hvita la impresionante catarata tiene tres escalones curvados. Ahí caen dos saltos de 11 y 21 metros a una grieta de 32 menos de profundidad.

En todo el recorrido hay tres miradores, desde los cuales verás las caídas de agua. La sensación al contemplarla es fascinante.

   2º punto: LOS GEISER DEL VALLE DE HAUKADALUR (Valle del Halcón).

   El origen de tanta actividad termal, entre la Cascada de Gullfoss y el Parque Nacional de Thingvellir (Þingvellir) se debe precisamente a la falla que atraviesa el valle.

Para los que no hayan visto nunca un geiser la experiencia va a resultar altamente satisfactoria. En esta zona geotermal están los famosos geiser Geysir y Strokkur.

Cierto es que los geiser de este valle, en concreto, son espectaculares. Pero para mi gusto, aconsejo viajéis a Chile: los geiser del Tatio son muchísimo más espectaculares que los que vimos en Islandia.

   3º punto: VALLE DE THINGVELLIR (FALLA).

   Thinvellir (asamblea en islandés) se localiza al suroeste del país. El valle es un histórico lugar muy importante. Alpingi, que es la institución más antigua del Mundo, se fundaría en Islandia en el año 930. En él había reuniones anuales donde se resolvían las disputas.

Como dato de la importancia histórica de Thinvellir decir que la independencia de Islandia fue proclamada aquí el día 17 de junio del año 1944.

Actualmente se puede visitar Drekkingarhylur (piscina de ahorcamientos) en el cauce del río Oxara (Hacha) que atraviesa el parque puesto que en dichas asambleas se decidían cuáles serían los castigos a infringir a los criminales.

Podrían resumirse en dos las características del lugar: tectónicas y volcánicas.

El valle es atravesado por dos fallas: la norteamericana y la euroasiática.

El guía de la excursión nos dijo que, si cerrábamos los ojos y nos quedábamos en silencio, tal vez, solo tal vez seríamos capaces de notar, bajos los pies, el movimiento constante que hay entre las placas. Al parecer, cada año, se separan un par de centímetros, lo que provoca tensión entre las placas y la masa de tierra superior. Esta deriva continental es la responsable de los movimientos sísmicos (terremotos) que sufre la zona.

En el año 2004 el valle de Thingvellir fue proclamado  Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

     Falla de Silfra en Islandia (en el lago Þingvallavatn).

   Es el nombre que recibe la fisura existente entre las dos fallas.

Los amantes del deporte acuático del submarinismo no deben perderse una inmersión bajo las aguas del lago para bucear por Silfra, o dicho de otro modo, “nadar o bucear entre dos continentes” (el Americano y el Europeo).

Nuevas cuevas se forman con cada movimiento de tierra. Las rocas que caen en la fisura la ensanchan y profundizan.

Sus impactantes vistas, entre aguas cristalinas, han hecho que en el mundo de los buceadores Silfra ocupe la posición número 50 como destino para bucear.

     2ª parada: Vista panorámica del lago Þingvallavatn.

   Antes de retornar a Reikiavik se realiza la última parada: una indescriptible visión del lago, que, al estar nevado, convierte la estampa otoñal blanca en la más óptima para ser fotografiada.

Y con el inolvidable recuerdo de todo lo visitado, regresamos al hotel.

     Otros puntos de interés turístico.

-Laguna Azul o Lago Artificial (Blue Lagoon). Todos los pueblos islandeses disponen de una piscina térmica. Zambullirte en las beneficiosas aguas de esta laguna es otra de las excursiones imprescindibles de realizar en el país. Es más, en nuestro viaje de julio no dejaremos de visitarla.

-Volcán Snæfellsjökull (extremo oeste del país). La entrada o puerta al inframundo (o submundo) recibe este impronunciable nombre según el escritor francés Julio Verne, ya que fue fuente de inspiración para escribir su novela titulada: Viaje al centro de la Tierra.

-Cascadas como Dettifoss, Goðafoss, Seljalandsfoss o Svartifoss esperan eternamente a ser visitados por ti.

Por Carolina Olivares Rodríguez.

La entrada Islandia, tierra del fuego y del hielo. Primera parte aparece primero en Viajes 24 horas.

Powered by WPeMatico